Buscar en UBUWorldCat:

Búsqueda rápida en UBUCat:

Fab Lab

Fab Lab, extraña abreviatura que esconde un cambio radical en el concepto de biblioteca, mayor si cabe que el que suponen los nuevos soportes.

La biblioteca había venido siendo tradicionalmente la institución que ponía a disposición de los usuarios la información. Y ahí se acababa su papel en la creación de conocimiento.

Pero bajo el nuevo prisma que esconden las siglas que titulan esta anotación, la biblioteca no solo difunde la información, sino que es capaz de albergar su trasformación en conocimiento e incluso la materialización del mismo.

¿Cómo? En la biblioteca los usuarios encuentran el material para aprender por sí mismos, las herramientas web para relacionarse con otros individuos con los mismos intereses, e incluso los instrumentos para la producción material de prototipos mediante impresión 3D. El usuario pasa de ser receptor a creador.

La idea que sirve de guía a este cambio es un nuevo concepto, el de Fab Lab, abreviatura de Fabrication Laboratories. El germen lo puso el LAB Academy, un programa que ofrece herramientas para que el alumno pueda experimentar todo el proceso de creación de conocimiento, documentarlo e incluso lograr la culminación material del objeto. El proyecto está pensado para funcionar en red. Habría Labs diseminados por todo el mundo, cada uno especializado en un tema, y, a su vez, se establecerían acuerdos con expertos en distintas disciplinas. Todo ello con el objetivo de crear un modelo educativo distribuido.

La biblioteca podría contener un Lab, un espacio de creación, y poner a disposición de los usuarios interesados su potencial para autoformarse. De suministrador del conocimiento, la biblioteca, así entendida, pasaría a ser espacio de producción, incluso material, del mismo.

Fuente: Jean-Philippe Accart, (2013) “Fab labs and libraries”, Library Hi Tech News, Vol. 30 Iss: 7

Comments are closed.