Buscar en UBUWorldCat:

Búsqueda rápida en UBUCat:

El órgano de Santa Cecilia

La patrona de la música, Santa Cecilia, tiene su festividad el 22 de noviembre. Multitud de imágenes, desde hace siglos, nos la vinculan con la tutela sobre el arte de Orfeo. ¿Pero por qué se le atribuyó el patronazgo musical? ¿Era, acaso, una virtuosa de algún instrumento, una cantante reconocida, o compositora incluso?

Muchas veces se nos aparece en los cuadros tocando un órgano. Pero el Diccionario de iconografía y simbología nos dice que la vinculación patrona-actividad musical se pudo producir por un malentendido ―ya detectado por el abad Lebeuf― a partir de los textos de las actas de martirio (episodios que nos narran la persecución a los primeros cristianos en el Imperio Romano).

Esta mártir romana del siglo II d.C. pertenecía a la aristocrática familia de los Metelos, y había sido prometida a otro noble, Valeriano. Al principio de los Acta de Santa Cecilia (obra accesible en línea gracias a Europeana), se nos describe que, en la noche de bodas, sonaba música de instrumentos y que ella cantaba en su corazón a Dios. Esto se pudo interpretar como que estaba ejecutando música, por tanto, la santa era música.

Pero, en realidad, el ánimo de la joven no estaba para cantar. Ferviente cristiana y defensora de su virginidad, no quería aquel matrimonio y encima, para empeorar las cosas, el novio era gentil. Lo que Cecilia estaba sintiendo se parecía más a una enorme tribulación que a una sana alegría. No tenía ninguna gana de canciones, sino de orar a Dios en su corazón, seguramente en silencio, para que el matrimonio no corrompiera su cuerpo.

Por otra parte, la alusión en las Actas a que sonaba música de instrumentos («cantantibus organis») también fue distorsionada en el sentido de que ella hacía sonar el órgano. Confundieron, como si de un falso amigo se tratara, la palabra organa del texto con el instrumento musical. En la antigüedad, organa «significaba un conjunto de varios tipos de instrumentos». Justo el pequeño grupo musical que amenizaba la boda de Cecilia. No ella, sino músicos profesionales serían los que estaban detrás de ese «cantantibus organis».

Valeriano y Cecilia

Hay una osada cita (que suponemos del abad Lebeuf) en el Dictionnaire de plain chant, tomada a su vez del fascículo correspondiente a 1732 de la revista Mercure de France, con la conclusión de que esta santa ha sido elegida por los músicos como patrona, simplemente porque estos han leído que cuando se casó había instrumentos en la fiesta.

En la época en que el algo vehemente abad dejaba constancia de estos razonamientos, compositores como Scarlatti (antes Purcell), o, algo después, Haendel celebraban la festividad de Santa Cecilia con el merecimiento y dignidad que su alta profesión ellos estimaban que exigía. Y, todavía hoy, lo seguimos festejando.

Imágenes: Éxtasis de Santa Cecilia (Rafael); Ermita de Santa Cecilia (Barriosuso, Burgos); Santa Cecilia con dos ángeles (Antiveduto Grammatica); detalle del mosaico en Santa Cecilia in Trastevere

 

Comments are closed.